Fotografos-para-XV-años

Sin categoría

Lo cíclico de las fiestas

1 Ago , 2017  

Los XV años son un evento que marca, principalmente, la adolescencia en las mujeres. Y es por esta idea occidental que concibe tener que recibir este tan especial cumpleaños de la misma manera. ¿Y cómo se hace? Pues festejando en grande, pero en verdad en grande. Se estila celebrarlo con dj, en un salón de fiestas, con un gran vestido bombacho, con muchos fotógrafos para XV años, con docenas de invitados.

Fotografos-de-bodas

Y muchos podrán criticar que es un gran gasto de dinero absurdo, no obstante, es la primera vez que te dan un protagonismo, que ves a tantas personas reunidas por ti. Y nadie puede negar lo divertido que se convierte esta etapa gracias a estas celebraciones. Es una edad increíble en la que recibes continuamente las invitaciones de toda tu generación, asistes a las fiestas de cada uno de ellos, te diviertes sanamente, fantaseas con tu festejo y lo planeas.

Es tener permisos ilimitados de tus papas para salir de noche, porque saben que es un ambiente controlado por otros padres de familia, sin embargo, tú no lo ves así. Es tu primera oportunidad de dormir hasta tarde, de probar con tu maquillaje, de probarte vestidos, de usar trajes elegantes y usar mucho gel en el cabello. Y de bailar, y bailar con tus amigos, con la persona que te gusta, todo sin los elementos que tiempo después llegarán (alcohol, cigarros).

Sí son las fiestas más divertidas que habrá, porque sabíamos divertirnos sin alcohol, ahora se ha vuelto esencial en cada reunión que se tiene, y se echa de menos. En serio, he escuchado como dicen que no es tan buena celebración, solamente porque no había suficiente alcohol. Antes solamente bastaba un poco de música, unos amigos, unas luces un tanto fluorescentes y ya tenías una noche legendaria en tu memoria.

Sí, los XV años no solamente son un evento, son una etapa en la vida de todos. Y como la historia siempre es cíclica, nosotros nos vemos perjudicados o aventajados por esta modalidad. Es decir, cuando creces este ciclo de fiestas se repite, pero ahora disfrazados de bodas. En esta ocasión te toca ser la dama de honor, contratar a los fotógrafos de bodas, preocuparte por no tener pareja o porque estés a punto de dar ese paso.

Todo en la vida pasa una y otra vez, aunque con sus variantes. Y se recibe completamente diferente, porque la edad pesa. No es lo mismo la inocencia de los XV años en la que veíamos una botella Don Julio de tequila con respeto, a la época de las bodas que se vuelve un escape. Ahora nos sirve para recordar nuestros días en los antros, que ya pasaron, pero que la fiesta siempre debe continuar.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

www.000webhost.com